martes, 4 de noviembre de 2008

Estaría en el país de las maravillas...

Me he tomano unos días de reflexión desde que escuché por primera vez las afirmaciones realizadas por alguien del entorno de nuestro jefe del estado y continúo asombrado pues nunca pensé que fuesen a realizar una intervención tan descarada en lo que forma parte de la vida política de nuestro país. Espero no estar cometiendo habla mala, pero es que me siento realmente ofendido.

Pensando en esta cuestión, sobre la que he de reservarme el resto de mis opiniones, he llegado a la siguiente conclusión: cuando uno es engañado a los veinte años se debe a la arrogancia y la juventud, pero cuando le sucede casi a los treinta ha de deberse a que no ha aprendido de la experiencia. A pesar de todo quiero que me sigan engañando y pensar que el sitio en que vivimos podemos considerarnos libres e iguales, incluso aunque algunos grupos deseen lo contrario... seguiré viviendo en el país de las maravillas, espero no despertarme nunca.

1 comentario:

Mado Martínez dijo...

Uf, jolín, en el País de las Maravillas no se puede estar mucho tiempo...