jueves, 27 de diciembre de 2007

Preocupado sin remedio.

Hoy, 27 de Diciembre de 2007, hemos vivido una jornada especialmente extraña, de esas sobre las que algunas personas afirmarían que los astros han confabulado contra la humanidad, hecho en que mi escepticismo radical me impide creer; o bien podría tratarse de una broma macabra, de las que posiblemente mañana día 28 podrían sucederse, aunque soy consciente de que este hecho constituye un simple deseo forjado en las pasadas horas de aflicción generadas por los sucesos que, partiendo de lo global hacia lo local, relataré de forma resumida a continuación.

1 Muere Benazir Bhutto a manos del integrismo que obedece a intereses que desconozco y afirma luchar contra el laicismo, las perversiones que generan ciertas extensiones de algunos derechos (como la igualdad entre mujeres y hombres) y contra otros enemigos de un código interesadamente interpretado. Este magnicidio me ha forzado a revivir lo sentido cuando aquel varón asesinó al añorado primer ministro Yitzjak Rabin, dejando huérfana a una paz que feneció antes de germinar, dejando la tierra de oriente medio desprotegida y a merced de las tormentas de ira y odio que parecen comenzar a reproducirse ya en Pakistán tras la muerte de la que también fuese primera ministra de este país.

2 Un representante institucional de un grupo religioso con gran poder en nuestro contexto ha expulsado dos afirmaciones que me han sorprendido y, en mayor medida, aterrado. En primer lugar ha dicho que algunas personas menores de edad, en especial aquellas que tienen trece, catorce o quince años, desean sufrir los abusos de los adultos que se rinden ante sus libidinosas “provocaciones”. Yo me pregunto qué persona equilibrada puede asumir que los contoneos de una niña o niño pueden generar deseos de índole sexual en alguien que resulta ser de forma evidente mucho mayor y que en caso de establecer un contacto o relación lo hará con una clara superioridad en cuanto a madurez, etc.
En otro orden de cosas, el varón a quien me refiero ha reiterado el respeto que su organización siente hacia los homosexuales y posteriormente ha reseñado que será la homosexualidad como “fenómeno” la causante de la ruina de nuestra civilización, tal y como ya lo fue de otras en el pasado. No puedo continuar hablando de esta cuestión pues es probable que la implicación me genere una reacción visceral que nuble mi razón, si algo conservo aún después de éste trágico día. Aún así, os facilito dos enlaces para que podáis conocer la información con mayor detalle y la contrastéis.

3 En cuanto al ámbito local he recibido dos noticias preocupantes sobre la situación de exclusión que padecen aún demasiadas personas de nuestro entorno por diversas situaciones o realidades personales.


Bueno, estas son las cosas que suceden cuando nos topamos con los comentarios apocalípticos de quienes custodian la que consideran verdad universal, determinan lo que es natural y tratan de imponer por todos los medios posibles su pensamiento a una población que puede no estar unánimemente de acuerdo. Tres ámbitos diferentes, tres situaciones distintas pero subyace tras ellas una realidad constatable: la falta de respeto por la diversidad humana. Solamente quiero decir, antes de concluir, que me encuentro francamente preocupado.

1 comentario:

yanira dijo...

Realmente tienes rezon en lo que escribes parece que este fin de año que se acerca se esta volviendo algo fatalista pero seamos positivos y esperemos que el año que viene sea mejor.
Por cierto cuidado con las uvas
FELIZ AÑO NUEVO